Universidad de Las Américas
 Instituto de Deporte

Acceso a Mi UDLA

Alumnos - Docentes

Home > Instituto > Historia

Historia

RESEÑA HISTÓRICA INSTITUTO DE CIENCIAS NATURALES
 
Universidad de Las Américas - UDLA, preocupada de los requerimientos del país en educación superior, como asimismo de las necesidades de calidad y equidad educativa en el área de las  Ciencias, decidió  el año 1989  crear la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Ambientales, la que inició su funcionamiento concreto con la carrera de Agronomía.
 
Con el nacimiento de esta carrera, al poco tiempo, se hizo inminente la necesidad de agrupar y homogeneizar las asignaturas del área biológica y química que aportaban los conocimientos básicos para sus alumnos. Es así como la  facultad, con una visión futurista, decidió crear en 1998 el Departamento de Ciencias Básicas. Sin embargo, no todo estaba dicho: con la creación de nuevas carreras, la responsabilidad en la formación científica de profesionales se diversificó y esta unidad operativa debió ampliar sus servicios de docencia a las ciencias básicas, y su estructura y organización se vio prontamente superada. Esta situación motivó, en el año 2007, a la Facultad de Ciencias Agropecuarias  y Ambientales a  transformar el Departamento de Ciencias Básicas en el Instituto de Ciencias Naturales, de manera de responder a los requerimientos institucionales de impartir asignaturas de Biología y Química con lineamientos metodológicos claros y estandarizados en sus sedes. Su creación quedó finalmente legalizada con el Decreto de Rectoría N° 2.4012008- 01, el día 24 de enero de 2008.
 
Dado el impacto que la unidad produjo  en la formación inicial de profesionales en las áreas de su responsabilidad, la experiencia adquirida y la confluencia de metodologías innovadoras presentadas con el fin de mejorar los aprendizajes, el año 2011 el Instituto de Ciencias Naturales pasa a depender directamente de Vicerrectoría Académica, como respuesta a la definición institucional de universidad cuyo foco principal son los estudiantes y su aprendizaje.
 
El Instituto de Ciencias Naturales fundamentó su estructura y organización, teniendo presente, entre otras, las siguientes consideraciones:
  • Reafirmación sostenida en el Foro Mundial sobre la Educación para Todos (Education For All, Dakar, 2000), donde se insistió en la necesidad de mejorar todos los aspectos de la calidad de la educación y asegurar la excelencia, de modo que todos los estudiantes logren resultados de aprendizaje reconocibles y medibles, especialmente en relación con una alfabetización que asegure las habilidades esenciales para la vida.
  • El reconocimiento que hace  Universidad de Las Américas de que existe una inequidad en la distribución del conocimiento, por lo que a través de su proyecto educativo ha promovido y promueve un mayor acceso a la educación superior, el que materializa a través de la oferta educativa que otorga a través de sus diferentes carreras.
  • Tener conciencia de que hoy  no se puede separar la alfabetización científica y tecnológica del concepto de alfabetización general, ya que la cultura científica contribuye a la formación ciudadana y también al desarrollo social y económico. Por tanto, la enseñanza de la ciencia debe ser reconocida como fundamental para la plena realización del ser humano y su integración social. La alfabetización científica y tecnológica es imperativa no sólo desde un enfoque educativo, sino también como un compromiso ético y social.
  • El sentimiento y actitud que embarga a la mayoría de los jóvenes que acceden a distintas propuestas de carreras de ciencias aplicadas, donde la enseñanza de las ciencias biológicas y químicas, las sienten alejadas de sus propios intereses, descontextualizadas, creando en ellos desmotivación y en muchos casos, rechazo.
  • El planteamiento hecho por Jorge Ratto, destacado académico, quien sostiene que el proceso de alfabetización científica conlleva no sólo el conocimiento y la comprensión de los conceptos o hechos específicos de la ciencia, sino también el aprendizaje de ciertos procedimientos intelectuales y el desarrollo de las actitudes propias del quehacer científico, que se vinculan, a su vez, con el quehacer educativo en el proceso de formación integral de la persona. Ratto afirma, además, que “pensar los contenidos de la enseñanza requiere, en primer lugar, tener en cuenta la lógica organizativa y la estructura disciplinar que entrega el método científico”.
  • El planteamiento efectuado en los National Science Education Standards, auspiciados por el National Research Council (1996), donde se sostiene que “en un mundo repleto de productos de indagación científica, la alfabetización científica se ha convertido en una necesidad para todos; todos necesitamos utilizar la información científica para realizar opciones que se plantean cada día; todos necesitamos ser capaces de implicarnos en discusiones públicas acerca de asuntos importantes que se relacionan con la ciencia y la tecnología”.
  • Tener claro, como sostiene Eduardo Castro Silva, académico de la Universidad de Chile, en su texto: “La Reforma de la Educación Media y un Nuevo Enfoque de la Ciencia”, revista Enfoques Educacionales Vol.1 Nº2 1998,  que  una persona está “alfabetizada en ciencias”, significa entender que además del hecho de que dispone de un poder mínimo para decodificar y codificar estas materias, es capaz de apreciar el carácter y alcances propios del saber científico; cuando es capaz, a su vez, de razonar de acuerdo con los cánones más elementales del razonamiento científico; cuando, junto con tener manejo de los conceptos fundamentales de una disciplina, es capaz de apreciar las relaciones que ésta guarda con otras.
 

AGENDA VCM

NOTICIAS